Haz kéfir de agua en casa

Haz kéfir de agua auténtico en casa

El kéfir de agua es una bebida fermentada hecha con agua y azúcar (1). El kéfir de agua es una fuente de probióticos y es muy fácil de hacer. Es ligeramente dulce, y tiene un poco de sabor a levadura, dependiendo de cómo se haya preparado. Esta bebida contiene una pequeña cantidad de alcohol (hasta 2%). Durante la fermentación se forma dióxido de carbono. El kéfir de agua es una fuente de bacterias beneficiosas y contiene diferentes vitaminas y ácido fólico.

agua de kéfir
kéfir de agua

En inglés y otros idiomas, el kéfir de agua se conoce también como tibicos, tibi o cristales de agua japonesa. El agua de kéfir se hace con granos de kéfir de agua ; unos pequeños gránulos transparentes con aspecto gelatinoso formados por diferentes bacterias y levaduras. La bebida fermentada en sí puede ser comprada en algunos supermercados embotellada en botellas de cristal. Con gránulos de kéfir puedes hacer tu propia bebida infinitamente, siempre y cuando trates los gránulos con cuidado, los cuales pueden ser comprados en la web de nuestra tienda Kefirshop.

Si no puedes tomar lácteos, entonces el kéfir de agua es una bebida probiótica sin lactosa perfecta. También hay otros productos probióticos que no contienen lácteos, como la kombucha y el chucrut. El kéfir de agua es muy diferente a la kombucha y no se pueden comparar, teniendo el agua de kéfir diferentes bacterias y levaduras, diferentes nutrientes, muchos beneficios terapéuticos y un sabor completamente diferente.

Puedes hacer kéfir de agua utilizando diferentes frutas, agua de coco y diferentes tipos de azúcar. Al final, eres tú quien decide qué sabor quieres lograr, y recomiendo a todo el mundo experimentar un poco (2). Una vez hayas hecho el agua de kéfir, puedes añadirle más sabores. Incluso puedes seguir fermentando en una botella la bebida obtenida y añadirle otros condimentos. La bebida fermentada resultante es mejor guardarla en la nevera.

Puedes beber kéfir de agua en cualquier momento del día. Si nunca has consumido este producto, es mejor empezar con sólo un vaso al día, incrementando la cantidad poco a poco, escuchando lo que el cuerpo te diga, ya que cada cuerpo es diferente. El kéfir de agua es un probiótico muy fuerte.

1. La mejor opción es utilizar azúcar panela orgánico; pero también se puede utilizar azúcar blanco, jarabe de agave, jarabe de arce y azúcar de palma. También puedes experimentar con otros edulcorantes naturales.

2. Lo mejor es experimentar con gránulos de sobra. Si quieres reservar unos cuantos gránulos de kéfir, los puedes guardar durante un tiempo corto en agua y azúcar en la nevera. Si los quieres guardar durante un tiempo más largo, puedes secarlos encima de un trozo de papel de hornear y, cuando estén secos, los puedes guardar en un sitio fresco y seco.

Haz kéfir de leche en casa

Haz kéfir auténtico en casa

El kéfir es un producto lácteo fermentado, similar al yogur o a la leche agria. Es un producto único que puede ser hecho fácilmente en casa. Para prepararlo sólo necesitas leche y gránulos de kéfir, los cuales se pueden comprar en la web de nuestra tienda Kefirshop. Para hacer kéfir no se tiene que calentar la leche como en el proceso de hacer yogur, sino que se puede hacer con la leche a temperatura ambiente.

Los gránulos de kéfir son unas estructuras celulares compuestas por bacterias y levaduras, son pequeños, tienen un aspecto parecido al de la coliflor, y tienen una textura gelatinosa. El kéfir es bastante conocido, y se vende en casi todos los supermercados, herbolarios y tiendas naturistas. El kéfir se hace normalmente con leche fresca de vaca, cabra o oveja, pero también se puede hacer con leche de coco.

Kefir de leche

Kefir de leche

El kéfir también se puede hacer con un cultivo iniciador en polvo, conocido también como iniciador de kéfir liofilizado (Freeze-Dried Kefir Starter) o fermento de kéfir (Kefir ferment). Hacer kéfir con un cultivo iniciador es fácil, solo tienes que añadir el contenido de la bolsita a la leche y en 24 horas tendrás un delicioso kéfir casero.

El kéfir tiene un gusto ácido, un poco similar al del yogur griego. La intensidad del sabor depende del tiempo que tarde la fermentación; con una fermentación larga se obtiene un sabor más fuerte, y una fermentación corta produce kéfir más suave. Al kéfir se le pueden añadir sabores, de la misma manera que al yogur. Los sabores que están más de moda son; fruta fresca, azúcar de caña, miel, jarabe de arce, extracto de vainilla o extracto de stevia. También puedes provar y añadir puré de fruta, como de arándano o de mora.

Aparte de beber kéfir, se puede utilizar también en recetas, como en sopas, ensaladas o estofados, sustituyendo así la nata fermentada o el yogur.

El kéfir es un producto lácteo único, y uno de los mejores alimentos probióticos que hay, teniendo un montón de beneficios para la salud. Durante siglos, el kéfir se ha utilizado en medicina popular rusa y asiática para curar diferentes enfermedades.